¿PUEDE LA ALIMENTACIÓN INFLUIR EN LAS MIGRAÑAS?

Si has padecido algún episodio de migraña, estamos seguros que los recordarás como uno de los peores dolores que has sufrido. Y es que este cuadro es de los más debilitantes e incapacitantes que existen, siendo uno de los principales motivos de absentismo en el trabajo a día de hoy. Afecta a entre un 12 y un 17% de la población occidental y, en España, se estima que hay 3,5 millones de personas afectadas por las migrañas.
Aparecen en brotes recurrentes de cefalea, normalmente unilateral y pulsátil y que llegan a incapacitar a la persona que la sufre. Tanto es así que la migraña suele ir asociada a una intolerancia al ruido y a la luz, además de presentar náuseas e incluso vómitos.
En cuanto a sus desencadenantes, hay tantas posibilidades que no se saben con precisión. Pueden deberse al consumo de alcohol, al estrés, a no poder aguantar sonidos fuertes e incluso a determinados olores. Y sobre su tratamiento, suele ser farmacológico, tanto preventivo como para los episodios de brote.
Con la variedad que existe dentro de las posibles razones que llevan a padecer migrañas, se añade una que es, a día de hoy, poco conocida todavía. Desde hace pocos años, se ha descubierto que la enzima diamina oxidasa (DAO), tiene un papel muy relevante en la aparición de las migrañas.

¿Qué es la DAO?

La enzima diamina oxidasa se encarga de metabolizar (proceso por el que el organismo asimila y transforma una sustancia gracias a cambios químicos y biológicos) una sustancia denominada “histamina”, para inactivarla y que pueda ser eliminada por orina. Pero cuando hay un déficit de DAO en nuestro cuerpo, la histamina se va acumulando en la sangre, lo que puede provocar muchos síntomas de que algo no va bien, como es el caso de la aparición de migrañas.
Esta relación entre el déficit de DAO y la aparición de migrañas se ha concretado en unos datos alarmantes según los últimos estudios médicos, que afirman que, en el 90% de la población con migraña, existe una deficiencia de la enzima DAO.
Según esta información, está claro que las migrañas, en los casos de deficiencia de DAO, pueden solucionarse en parte siguiendo una dieta baja en alimentos que contengan histamina.

¿Dónde se encuentra la histamina?

La histamina se encuentra en todos los alimentos pero, como en todo, en diferente grado. Algunos alimentos tienen una concentración elevada de histamina de manera natural mientras que en otros, aumenta por procesos de fermentación bacteriana. Por ejemplo, la carne y el pescado fresco tienen menos cantidad de histamina que las carnes embutidas o curadas y que el pescado congelado o en conserva.
Los alimentos que más influyen en la elevación de la histamina sanguínea son:
• Bebidas alcohólicas.
• Conservas de carne y pescado.
• Lácteos. Salsas con base láctea, mantequilla.
• Alimentos procesados y alimentos precocinados.
• Quesos curados.
• Mariscos.
• Clara de huevo.
• Frutos secos
• Chocolate
• Algunas frutas, en especial los cítricos, el plátano, las fresas y la papaya.
• Algunas verduras, en especial la berenjena, espinacas, calabaza, calabacín y tomate.
• Algunos condimentos (salsa de soja, curry, salsa de tomate, vinagre, mostaza, cacao), glutamatos.
• Mermeladas.
• Tofu, tempeh (ambos derivados de la soja).

Pero… ¿Cómo saber si mis migrañas son por déficit de DAO?

Si bien podemos relacionar las migrañas por déficit de esta enzima con 2 ó 3 síntomas que caracterizan el exceso de histamina, lo mejor será realizar una analítica de sangre específica para valorar la actividad de la enzima DAO. Se puede confirmar y diagnosticar el déficit de DAO cuando se obtienen en la prueba resultados inferiores a 80 DHU/ml (Unidades de Degradación de Histamina/ml).
Una vez realizada la prueba y confirmado el diagnóstico, el tratamiento ha de ser nutricional y preventivo, por lo que es recomendable acudir a un dietista-nutricionista que nos asesore y nos marque unas pautas de alimentación ya que, al principio, las indicaciones suelen ser muy restrictivas y pueden llevar al paciente a tener algunos déficits nutricionales.
Se procede en distintas fases, comenzando por la eliminación de los alimentos que contengan un grado de histamina elevado. En este punto es importantísima la labor conjunta de paciente y nutricionista para adaptarse a la dieta ya que, al suprimir tantos alimentos, es normal que no se cubran muchos nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
En el proceso de adaptación a la dieta, el nutricionista comenzará a facilitar suplementos a la enzima DAO y, desde aquí y dependiendo de la variación en los episodios de migraña en el paciente, se introducirán poco a poco alimentos o, en el caso de que no se hayan disminuido los episodios de migraña, se tendrá que realizar una dieta más estricta.

Los alimentos que son seguros en la deficiencia de DAO son:
• Cereales y tubérculos.
• Verduras y hortalizas no mencionadas anteriormente.
• Frutas no mencionadas anteriormente.
• Queso fresco.
• Bebidas y yogures vegetales.
• Pescado blanco fresco.
• Yema de huevo.
• Carne fresca.
• Condimentos (orégano, albahaca, cúrcuma, sal, miel, menta).
• Aceite de oliva virgen, margarina.

Es decir, las causas que provocan migrañas son, por así decirlo, orientativas. El factor estrés está muy presente en ellas pero hay otros, como es el caso de la alimentación, que ha de estudiarse cuidadosamente puesto que, aunque algo desconocido, es importante. Someterse a una analítica que asegure que existe ese déficit de DAO del que hemos hablado y seguir una dieta adecuada, siempre supervisada por un nutricionista, puede evitarnos muchos dolores de cabeza…..

Archivado en: Blog Publicado en: March 27, 2018

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *